Archive for the ‘Divagaciones’ Category

Reflexiones para empezar el año

enero 13, 2009

. . . imagine a puddle waking up one morning and thinking, ‘This is an interesting world I find myself in, an interesting hole I find myself in, fits me rather neatly, doesn’t it? In fact it fits me staggeringly well, must have been made to have me in it!’ This is such a powerful idea that as the sun rises in the sky and the air heats up and as, gradually, the puddle gets smaller and smaller, it’s still frantically hanging on to the notion that everything’s going to be alright, because this world was meant to have him in it, was built to have him in it; so the moment he disappears catches him rather by surprise. I think this may be something we need to be on the watch out for.

Douglas Adams

George Carlin y la naturaleza:


Anuncios

Carl Sagan

noviembre 29, 2008

“Los dioses de la mitología son los superhéroes de los comics de hoy”

Carl SaganThe Demon Haunted World, Science As A Candle In The Dark

¿Por qué no podemos imaginarnos la muerte?

octubre 21, 2008

Artículo traducido a capón – fromlostuderivermente – a partir de: http://www.sciam.com/article.cfm?id=never-say-die

Prácticamente todos tenemos tendencia a imaginar a la mente sobreviviendo la muerte de nuestro cuerpo.

Incluso la gente que cree que la mente deja de existir tras la muerte, muestra este tipo de razonamiento de continuidad cuando se somete a un estudio.

Más que ser un subproducto de las creencias religiosas o un colchón de seguridad emocional, estas creencias nacen de la propia naturaleza de nuestra consciencia.

Todo el mundo se pregunta porqué y de dónde vienen.

Todos se preocupan de adónde van a ir cuando todo termine.

Pero nadie lo sabe seguro y, a mí, me suena todo igual.

Creo que simplemente dejaré que el misterio continúe.

Debería parecernos extraño que nos sentamos inclinados a asentir cuando oímos las lyrics de Iris Dement en “Let the mystery be”, un humilde cántico sobre el más allá. De hecho, el único misterio es porqué creemos que cuando tenemos que enfrentarnos con adónde vamos cuando todo termine, estamos ante ningún tipo de misterio. Después de todo, el cerebro es como cualquier otro órgano: parte de nuestro cuerpo físico. Y la mente es, igualmente, lo que el cerebro hace – se trata más de un verbo que de un nombre. ¿Por qué nos preguntamos dónde va nuestra mente cuando el cuerpo muere? ¿no debería resultar obvio que la mente muere, también?

Y, aún así, personas de todo tipo de culturas creen en algún tipo de vida después de la muerte o, al menos, se muestran inseguros acerca de qué le pasa a la mente llegada la hora de la muerte. Los estudios psicológicos realizados por el autor le han llevado a pensar que estas creencias irracionales, más que un resultado de la religión que nos rodea o una forma de protegernos del terror que la inexistencia provoca, son un subproducto inevitable de la consciencia que, de nosotros mismos, tenemos. Como nunca hemos experimentado la ausencia de consciencia, no podemos imaginarnos cómo debe sentirse uno al estar muerto. De hecho, no nos sentiremos de ninguna forma y ahí radica el problema.

La visión generalizada de la muerte como un gran misterio se suele apartar de nuestras cabezas por el deseo (emocionalmente inspirado) de creer que la muerte no es el final del camino. Y, de hecho, una eminente escuela de investigación sobre la psicología social afirma, en una teoría que han elaborado sobre las creencias en el más allá y otros comportamientos y actitudes parecidas, que éstas existen para apaciguar, lo que de otra forma sería, la ansiedad que provoca pensar en la inexistencia de uno mismo.

De acuerdo con estudiosos en la materia, cada uno posee un arsenal secreto de defensas psicológicas para mantener a raya la ansiedad por la muerte (y para que no acabemos en posición fetal, chupándonos el pulgar y escuchando a sigur ros). El que el autor escriba este artículo, dice, se podría interpretar como un ejercicio de inmortalidad simbólica, es decir, como un intento de que algunas de sus efímeras ideas queden plasmadas para la eternidad.

Con todo y con eso, un creciente número de estudiosos, incluido el autor, defienden que la evolución de la conciencia ha presentado un tipo distinto de problema. Siendo éste que nuestro ancestros sufrían la ilusión de poseer unas mentes inmortales lo que, sin duda, hemos heredado hasta nuestros días. Seres humanos individuales, debido a su evolucionada arquitectura cognitiva, tenían problemas para conceptualizar su propia inexistencia psicológica desde un principio.

El problema afecta, incluso, a los que dicen no creer en la vida después de la muerte. Como dijo el filósofo y fundador del Centro para el Naturalismo Thomas W. Clark en un artículo para la revista Humanista:

El tema que nos ocupa es: Cuando morimos, lo que sigue es la nada; la muerte es un abismo, un agujero negro, el fin de la experiencia; es un nada eterno, la permanente extinción del ser. Y aquí está el error que esa visión contiene: querer ver la nada como algo concreto – convertirla en una condición o cualidad positiva (de negrura, por ejemplo) – y colocar en ella al individuo después de la muerte, como si cayéramos a la nada para permanecer ahí por siempre jamás.

Consideremos, primero, el hecho de que nunca sabremos que hemos muerto. Podremos sentir que la muerte acecha o que nos vamos yendo poco a poco, pero no habrá un “tú” o “yo” pirulando por ahí que sea capaz de discernir que, una vez todo haya acabado, realmente hayamos muerto. No olvidemos que es necesario un cortex cerebral operativo para que podamos tener conocimiento proposicional de cualquier tipo, incluyendo el hecho de que hayamos muerto (y una vez muerto, nuestro cerebro es tan capaz de generar cualquier tipo de fenómeno como un cogollo de lechuga). En un artículo publicado en 2007 en Synthese, el filósofo de la Universidad de Arizona, Shaun Nichols, lo argumenta de la siguiente manera: “Cuando intento imaginarme mi propia no existencia, tengo que imaginar que percibo o conozco acerca de mi propia no existencia. ¡No me extraña que sea complicado!

¿Nos estamos volviendo gilipollas?

octubre 20, 2008

Visto en: http://toast.es/disparates/antes-y-ahora

Escenario: Tienes que hacer un viaje.
Año 1977: Viajas en un avión de Iberia, te dan de comer y te invitan a lo que quieras de beber, todo servido por azafatas espectaculares en un asiento en el que caben dos como tú.
Año 2007: Entras en el avión abrochándote el cinturón de los pantalones que te han hecho quitar para pasar el control, te sientan una butaca en la que si respiras profundo le metes el codo en el ojo al de al lado y si tienes sed el azafato maricón te ofrece una carta con las bebidas y sus precios subidos un 50% porque sí. Y no protestas por si acaso cuando aterrizas te meten el dedo más largo del mundo por el culo para ver si llevas drogas.

Escenario: Manolo tiene pensado ir al bosque después de clase, según entra al colegio le enseña una navaja a Pancho con la que pretende hacer un tirachinas.
Año 1977: El subdirector lo ve y le pregunta donde las venden, y le enseña la suya, que es antigua, pero más buena.
Año 2007: La escuela se cierra, llaman a la guardia civil y llevan a Manolo al reformatorio. Antena 3 y Tele cinco presentan los informativos de las 15:00 desde la puerta del colegio.

Escenario: Disciplina escolar:
Año 1977: Hacías una putada en clase. El profesor te metía dos buenas hostias bien merecidas. Al llegara a casa tu padre te arreaba otras dos.
Año 2007: Haces una putada. El profesor te pide disculpas. Tu padre te pide disculpas y te compra una moto.

Escenario: Fran y Marcos se reparten unos puñetazos después de clase.

Año 1977: Los compañeros los animan, Marcos gana. Se dan las manos y terminan siendo colegas en los billares.
Año 2007: La escuela se cierra, Tele cinco proclama el mes antiviolencia escolar, el periódico 20 minutos titula a cinco columnas el asunto y Antena 3 aposta de nuevo a Matías Prats en pleno temporal frente a la puerta del colegio para presentar el telediario.

Escenario: Jaime no para quieto en clase. Interrumpe y molesta a los compañeros.

Año 1977: Mandan a Jaime a ver al director y éste le echa una buena bronca. Vuelve a clase, se sienta en silencio y no vuelve a interrumpir más.
Año 2007: Se le administran a Jaime grandes dosis de Ritalin. Se transforma en un Zombi. La escuela recibe una subvención por tener un discapacitado.

Escenario: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio; su padre saca el cinturón y le pega unos buenos latigazos con él.

Año 1977: Luis tiene más cuidado la próxima vez, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un hombre negocios con éxito.
Año 2007: Arrestan al padre de Luis por maltrato a menores. Sin la figura paterna, Luis se une a una banda. Los psicólogos convencen a su hermana de que el padre abusaba de ella y lo meten en la cárcel.
La madre de Luis se enrolla con el psicólogo. Mercedes Milá abre la final de Gran Hermano con un discurso relativo a la noticia.

Escenario: Juan se cae mientras echaba una carrera y se araña en la rodilla. Su profesora, María, se lo encuentra llorando al borde del camino. María lo abraza para confortarlo.

Año 1977: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.
Año 2007: María es acusada de perversión de menores y se va al paro. Se enfrenta a tres años de cárcel. Juan se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la profesora por trauma emocional, ganando ambos juicios. María, en paro y endeudada, se suicida tirándose de un edificio. Cuando aterriza, lo hace encima de un coche y también rompe una maceta. El dueño del coche y el dueño de la planta demandan a los herederos de María por destrucción de la propiedad. Ganan.
Tele cinco y Antena 3 producen juntos la película y definitivamente el plató de los informativos ya queda emplazado en medio de la calle.

Escenario: Se pelean un niño blanco y un niño negro por llamarle chocolate.

Año 1977: Se dan de tortas se levantan y cada uno a su casa. Mañana son amigos
Año 2007: Tele5 envía a sus mejores corresponsales. Antena 3 prepara un reportaje de esos de a fondo donde un gran equipo de periodistas pasan un día en un colegio con niños. Se emiten programas documentales sobre pandilleros y odio racial, las pseudo juventudes hitlerianas fingen revolucionarse al respecto y el Gobierno instaura nuevas leyes y le pone un piso a la familia del negrito.

Escenario: Pedrito, 19 años, gran fama de macarra ganada a base de horas en los futbolines, chupa de cuero con piezas metálicas de mecheros engarzadas y Derbi FDS trucada; se folla a Sara, quinceañera hiperdesarrollada que ya despunta entre sus compañeras de barrio.

Año 1977: Pedrito es un AMO.
Año 2007: Tras un linchamiento público a nivel nacional, con especial ensañamiento por parte de algunos tertulianos televisivos habituales y ministras progres, Mercedes Milá consigue restaurar la pena de muerte en España. Pedrito tiene el honor de ser el primer condenado a muerte por la nueva ley con carácter retroactivo.

Escenario: Relación habitual entre padre e hijo:

Año 1977: Le pido dinero a mi padre para salir.
Año 2007: Mi padre me pide dinero para apaciguar al banco.

Escenario: llega el 28 de octubre..

Año 1977: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. No pasa nada.
Año 2007: Llega el día del cambio de horario de verano al horario de invierno. La gente sufre trastornos del sueño, depresión y amenorrea.

Escenario: El fin de las vacaciones.

Año 1977: Después de chuparse una caravana del copón con toda la familia metida en un seiscientos tras 15 días de vacaciones en la costa,a 40 grados y sin  aire acondicionado, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada.
Año 2007: Después de volver de Cancún, en un viaje todo pagado. Se terminan las vacaciones y la gente sufre trastornos del sueño, depresión y seborrea.