Archive for the ‘Ciencia’ Category

¡Hay calamares, chopitos, chanquetes..!

noviembre 26, 2008

1_magnapinna_461

A dos kilómetros y medio de profundidad, este calamar Magnapinna fue descubierto y grabado hace un año por la compañía petrolífera Shell en el yacimiento del Golfo de Méjico conocido como Perdido Oil. Las imágenes, recientemente recibidas por National Geographic, acojonan por las pintas del bicho (igual que los aliens de Independence Day) y porque refuerzan las teorías de que deben quedar muchas, millones puede, criaturas más tochas incluso, por descubrir en las profundidades abisales de los océanos.
2_magnapinna_461

El vídeo del amigo, aquí: http://news.nationalgeographic.com/news/2008/11/081124-giant-squid-magnapinna.html

Anuncios

Converse cumple 100 años

octubre 28, 2008

Y para celebrar la efeméride, los responsables da tan icónica marca han decidido reunir a Julian Casblancas (The Strokes), Pharrell Williams (N.E.R.D.) y Santogold con el propósito de elaborar un tema conmemorativo. El resultado aquí: (gracias Mikas)

Pero, ¿por qué comento todo esto? ¿tanto me mola Converse o los tíos implicados?

La respuesta es no. Bueno sí, miento. Porque lo quería hacer es hablar de Pharrell Williams y del peculiar síndrome que padece.

Este tío es considerado un genio, musicalmente hablando, pues es productor, compositor y no sé cuántas cosas más. Además, no creo que tenga más de treinta años y es el típico hiperactivo que no para de crear y de implicarse en mil proyectos a la vez por amor al arte, pues la pasta me temo que hace tiempo dejó de ser un problema para él.

Bueno pues, este tío, padece un síndrome conocido como Sinestesia. Tampoco quiero aburriros así que os copio la introducción que wikipedia hace de esta enfermedad aunque os recomiendo que si tenéis tiempo os leais el artículo en inglés pues es mucho más completo: http://en.wikipedia.org/wiki/Synesthesia

La sinestesia, del griego συν, ‘junto’, y αισθησία, ‘sensación’, es, en retórica, estilística y en neurología, la mezcla de impresiones de sentidos diferentes. Un sinestético puede, por ejemplo, oír colores, ver sonidos, y percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada. La sinestesia es un efecto común de algunas drogas psicodélicas, como el LSD o la mescalina.

Los sinestéticos perciben con frecuencia correspondencias entre tonos de color, tonos de sonidos e intensidades de los sabores de forma involuntaria. Por ejemplo, un sinestético puede ver un rojo con mayor intensidad cuando un sonido se vuelve más agudo, o tocar una superficie más suave le puede hacer sentir un sabor más dulce. Estas experiencias no son metafóricas o meras asociaciones sino percepciones, y la depresión tiende a aumentar su fuerza.

Este raro síndrome ha estado estrechamente relacionado con el arte desde tiempos inmemoriales y grandes artistas de todas las épocas han padecido este síndrome. (Insisto en que leais el artículo en inglés).

Otros síndromes cachondos (para el que observa desde fuera, claro está):

  • Síndrome de Tourette: enfermedad de la rama de la neurosis que incita a la persona a decir palabras malsonantes o incomodas a su parecer (no tiene porqué insultar). Simplemente dicen cosas que les parecen fuera de lugar y al no querer decirlas, le salen.
  • Síndrome de París: El síndrome de París es una de esas enfermedades raras que son dificilmente entendibles… y que además se da unicamente en los turistas japoneses. Este síndrome se caracteriza por una depresión de estos turistas mientras están en Paris. De los millones de turistas japoneses que visitan la ciudad cada año, alrededor de una docena padece este trastorno y tienen que volver a su país natal.
    Lo que les sucede es básicamente una forma severa de shock cultural. Los educados turistas japoneses que llegan a la ciudad son incapaces de separar la visión idílica de la ciudad, en vídeos como Amelie, de la realidad de una moderna y bulliciosa metrópolis.
    Los turistas japoneses que se topan con la realidad sufren una serie de sintomas que son todo menos leves: tristeza, ansiedad, sensacion de ser observados, se vuelven incapaces de discutir y se ven forzados a reprimir su propia ira lo que desemboca finalmente en una depresión, e incluso en intentos de suicidio. (de: http://noticiasinteresantes.blogcindario.com/2007/10/00924-una-enfermedad-rara-el-sindrome-de-paris.html)
  • Síndrome de Stendahl: es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte. Se da por primera vez en la ciudad de Florencia. (Wikidefinición).

Despegue del Falcon 1

octubre 22, 2008

Según Wikipedia, el Falcon 1 es un sistema de lanzamiento parcialmente reutilizable diseñado y fabricado por SpaceX. El cohete de dos etapas utiliza oxígeno líquido/RP-1 para ambas etapas, la primera se encuentra impulsada por un único motor Merlin mientras que la segunda está motorizada por un motor de cohete Kestrel.

El Falcon 1 logró alcanzar la órbita en su cuarto lanzamiento. Fue completamente diseñado por SpaceX y es el primer vehículo de lanzamiento impulsado por combustible líquido que ha sido desarrollado mediante financiamiento privado.

Lo más interesante de todo es que alguien tuvo la cojoidea de pegarle una cámara mirando al suelo de forma que se pudiesen apreciar las distintas vistas desde que despega el cohete hasta que se pone a orbitar alrededor de la Tierra.No tiene desperdicio:

http://spacex.com/multimedia/videos.php?id=31

Nikola Tesla

octubre 16, 2008

 

Probablemente uno de los mayores genios que ha existido nunca y uno de mis grandes ídolos por su brillantez, marginalización y falta de reconocimiento. Fue un adelantado a su tiempo y, sólo, hace bien poco se ha empezado a reconocer su enorme mérito.

Copio/pego un artículo de www.maikelnai.es que, a su vez, traduce un artículo publicado en The Globe and Mail en junio de 2006 con motivo de la conmemoración del 150 aniversario del nacimiento de Nikola Tesla.

Nikola Tesla dominó la corriente alterna, inventó la tecnología de la radio y patentó 700 inventos, incluyendo el control remoto sin cable y las bujías. Pero en 1943, el inventor murió solo en una habitación de hotel neoyorquina de un ataque al corazón, fue una figura marginal y discutida, también en la comunidad científica. Estaba en la pobreza, obsesionado por el número tres, y vio como el Premio Nóbel le era otorgado a otro hombre por un invento que él había creado unos años antes.

“Las ideas de Nikola Tesla”, publicó el New York Times en su obituario, “bordearon, a medida que envejecía, y de forma creciente lo que algunos consideraban lo fantástico”. El propio Tesla insistió una vez en que “el presente es suyo, el futuro es mío”.

Ese futuro, al parecer, es ahora. Este año (el 150 aniversario del nacimiento de Tesla) el Aeropuerto Internacional de Belgrado será renombrado Aeropuerto Nikola Tesla. En la orilla canadiense de las Cataratas del Niágara, se destapará una estatua en honor del hombre cuyo trabajo permitió la construcción de la primera planta hidroeléctrica del mundo. Y a comienzos de este mes, científicos de todas partes del mundo reconocerán su obra en conferencias en Serbia, Croacia, Australia, Canadá y los Estados Unidos.

Tesla es también el científico loco preferido por los amantes del underground. Aparece en novelas, en juegos, en una ópera y en un manga japonés, y es el protagonista de varias canciones; incluyendo algunas que le dedicó una popular banda metal de los ochenta que se llamaba como él. En la película de Jim Jarmush (filmada en 2004) Coffee and Cigarettes, el músico Jack White muestra una bobina de Tesla. A finales de este año, David Bowie representará el papel del serbo-americano en The Prestige, una película dirigida por Christopher Nolan (Memento, Batman Begins).

 

Al llegar la medianoche del 9 de Julio de 1856, Tesla nació de padres serbios en Smiljan, Lika, la actual Croacia. Su padre era un sacerdote serbo-ortodoxo, su madre era la inventora de unos cuantos aparatos para el hogar, incluyendo una batidora mecánica.

La propia habilidad de Tesla para visualizar detalles precisos de sus inventos comenzó en la infancia temprana. Cuando vio un grabado de acero de las Cataratas del Niágara, por ejemplo, se imaginó una rueda volteada por el agua; treinta años antes de que la planta hidroeléctrica se hiciera realidad.

Después de estudiar mecánica, física e ingeniería en Austria y Checoslovaquia, Tesla trabajó como ingeniero eléctrico en Hungría y Francia. Después, en 1884, emigró a Nueva York, donde se incorporó al laboratorio de Thomas Edison.

En un año, entre los dos desarrollaron la corriente alterna (AC). Edison intentó demostrar los peligros de la AC empleándola para electrocutar perros y caballos en demostraciones en público. Tesla respondió más tarde con una exhibición en la Feria Mundial de 1893 en Chicago. Tal y como Paul Auster escribe en su novela Moon Palace, Tesla, que medía dos metros y cuya figura llamaba la atención con su negro abrigo de corte clásico y su bombín: “realizó trucos mágicos con electricidad, haciendo girar pequeños huevos de metal en una mesa, y lanzando chispas por las puntas de sus dedos”.

Por supuesto, Tesla ganó la “guerra de las corrientes”. El industrial George Westinghouse finalmente le compró la patente para la energía AC. Y como dijo W. Bernard Carlson, profesor de historia en la Universidad de Virgina que en la actualidad escribe una biografía sobre Tesla: “Era igual de popular, sino más, que Edison”.

Otras batallas supusieron un reto mayor. Aunque Tesla inventó la radio en 1895, Guglielmo Marconi (que usó uno de los osciladores de Tesla para enviar señales a través del Canal de la Mancha) presentó la patente en 1904 y más tarde ganó el Premio Nóbel. A pesar de que en 1943, el Tribunal Supremo de los EE.UU. otorgó la patente post mortem a Tesla, Marconi continúa siendo considerado el padre de las ondas aéreas.

La radio resultó ser problemática también en otras formas. En 1899, mientras experimentaba con corrientes eléctricas en alta frecuencia y con grandes voltajes en una alta meseta en Colorado, Tesla creyó recibir señales de radio de los alienígenas. Esto le convirtió en el hazmerreír entre sus colegas (aunque inspiró el culto de los que creían que el propio Tesla era un extraterrestre).

La reputación de Tesla no se habría deteriorado de por vida si su inteligencia financiera hubiera sido, de algún modo, parecida a su genio científico. En su lucha por ganar la patente de la radio, Marconi, un noble y saludable italiano, poseía un fuerte respaldo financiero. Tesla era tan inepto con sus finanzas, que rompió el acuerdo de sus royalties con Westinghouse – en adelante millones – cuando el empresario atravesó una crisis financiera temporal causada por la costosa batalla judicial contra Edison.

 

Los problemas económicos también evitaron que Tesla continuase experimentando en una de sus grandes obsesiones: la transmisión de electricidad sin cables. El Sueño de Tesla consistía en suministrar energía gratuita a todo el mundo, pero ya que los financieros no veían demasiado beneficio en este utópico proyecto, tuvo que vender la escritura de su laboratorio para saldar deudas.

El movimiento en recuerdo de Tesla comenzó a gestarse alrededor de la década de 1980, cuando sus estrafalarias afirmaciones comenzaron a tener sentido para los científicos. Tomemos esas señales alienígenas, comenta la Dra. Jasmina Vujic, profesora de ingeniería nuclear en la Universidad de California en Berkeley: “Ahora sabemos que muchas estrellas – los púlsares – emiten señales de radio”.

Los historiadores científicos también percibieron que el trabajo de Tesla sobre un “rayo de la muerte” – un proyecto final que afirmaba que podría destruir 10.000 aviones desde una distancia de 418 Kilómetros y que, según él, podría acabar con todas las guerras – era similar a la Iniciativa de Defensa Espacial proyectada por Ronald Reagan, también conocida como “Guerra de las Galaxias”. (Los conspiranóicos señalan que, después de la muerte de Tesla, el FBI de J. Edgar Hoover confiscó sus investigaciones y otras pertenencias).

Los trabajos de Tesla en robótica y comunicaciones en red sin cables han probado ser adelantados a su tiempo. Y sus diseños para una turbina sin aspas y una bomba sin ningún tipo de parte móvil (modelada a partir de un diodo) continúan intrigando a los ingenieros contemporáneos. “Yo diría que la mayoría de los conceptos de Tesla han finalizado siendo construidos y ampliados”, comenta Todd Wilkie, ingeniero eléctrico que trabajó para Intel.

Según el sr. Carlson, Tesla es especialmente relevante en el año 2006 porque “la tecnología es deshumanizadora; nos envilece. Tesla permite que las personas celebren el progreso tecnológico de una forma muy intuitiva y espiritual”.

Más allá, Tesla es una figura unificadora en los Balcanes. Serbia y Croacia le saludan como su “hijo natal”. Su rostro aparece en los hiperinflacionados billetes serbios de 10.0000 millones de dinares. Su figura ha sido también conmemorada en los EE.UU. con la emisión de su propio sello, y existen sociedades destinadas a honrar la memoria de Tesla en más de 20 países, incluyendo Grecia, Brasil y Corea. Incluso la comunidad científica ha terminado por rendirle honores dando su nombre (“el tesla”) a la unidad de medida de densidad de flujo magnético, que se emplea para calibrar las máquinas visualizadoras de resonancia magnética.

 

Además está el asunto de la corriente alterna. El Dr. Alab Bristol, investigador en física de la Universidad de Toronto dice: “Los motores AC son el caballo de batalla de la sociedad moderna actual, sin ella no tendríamos la mayor parte de los electrodomésticos ni cualquier forma de industria moderna”.

¿Y en cuanto a la presencia de Tesla en la cultura popular? “Fue un inventor y un artista”, dice el dramaturgo Kevin Kerr, co-autor de Brilliant, una obra sobre Tesla. “Le encantaban las cosas bonitas. Los objetos que diseñó eran altamente prácticos y normalmente invenciones revolucionarias, pero también tenían que ser estéticamente atrayentes”.

La historia de un visionario que murió sin ver reconocido su genio, es de un interés obvio también para los artistas. Tesla aparece como una figura romántica aniquilada en la canción de Handsome Family Tesla’s Hotel Room. Los días finales del inventor son elegíacamente llamados “los últimos días del asombro, cuando los espíritus aún volaban alrededor de los abombados tubos de ensayo en las habitaciones en semipenumbra”.

Al final, no son los ahora reconocidos logros de Tesla los que han cautivado la imaginación del público, sino sus fracasos – concebidos de forma tan idealista y extravagante – y sus valientes e incumplidas promesas.

El autor de este artículo, Kevin Chong, es novelista y escritor independiente en Vancouver.